19th Ave New York, NY 95822, USA
LH 332_portugues
experiencias | Num.332
Defendiendo la vida, toda la vida.

Margarida Gonçalves Neto,
Psiquiatra. Casa de Saúde do Telhal. Mem Martins. Portugal

La decisión de seguir la medicina surgió en la infancia. Me gustaba imitar los gestos que aquellas personas de bata blanca nos hacían a mí y a mis hermanos. Recuerdo haber jugado en la escuela, algunos haciendo de médicos, otros de enfermeras y otros de pacientes.

Más tarde admiré el cuidado con el que se trataba a mis abuelos. Mi abuela fue muy dependiente durante unos años. La familia se desvivió por cuidarla. Todos estos cuidados dejaron una profunda huella en mi crecimiento. Más tarde, añadí razones y motivaciones. Me di cuenta de que esta era la vida que quería vivir para siempre. Tenía curiosidad por saber y gusto por estudiar, pero sobre todo quería lo que es la medicina: un compromiso, una dedicación, una vocación. 

Tuve una educación católica y busco a Dios para dar sentido a mi vida. Siento la tranquilidad de la Fe y la inquietud de tantas cosas que necesito ser y hacer. Siempre he tenido este principio, esta conciencia de construir el Reino, con mis debilidades y tantas imperfecciones.

En la Facultad, formé parte del alumnado católico de la Facultad de Medicina. Rezamos regularmente y compartimos nuestra vida de estudiantes a la luz de la fe. ¡Qué hermosa complicidad!

El año pasado organicé la participación de la Facultad en la ceremonia de bendición de las becas (tradición académica portuguesa). Para mi sorpresa, un gran número de estudiantes quiso participar en la misa que la pastoral universitaria organizó en ese momento con todos los graduados de la universidad. Recuerdo a un colega que me dijo – mira… no soy católico… pero me gustaría tener una beca firmada por el cardenal patriarca – ¡quién sabe, un día puedo volver a creer!

Durante mi época de estudiante, en Portugal se empezaron a discutir temas relacionados con la Educación Sexual. Siempre fue un tema al que presté atención y más tarde determinaría muchas acciones de psicoeducación que realicé, en el contexto de los movimientos juveniles y de la preparación al matrimonio.

En 1984 se aprobó la Ley del Aborto en Portugal. Eran tiempos difíciles, de mucha militancia cívica comprometida. Participé en muchas  manifestaciones contra ella. El pueblo portugués respondió con vigor y convicción. En aquella época yo era el líder de la Asociación de Guías de Portugal (un movimiento educativo femenino paralelo al movimiento scout de Baden Powell). De forma todavía muy tímida pero muy vibrante, redacté una moción que fue aprobada con elogios y aclamación en el Consejo Nacional.

¡Qué feliz era! Ese momento fue el primer paso de las muchas cosas que he hecho desde entonces,  junto con muchos compañeros de la causa de la vida. Fue entonces cuando adopté para mí el lema Defender la vida, toda la vida.

Parece un lema obvio, especialmente para un médico que tiene en su código deontológico la misión absoluta de proteger y cuidar la vida, desde el nacimiento hasta la muerte natural.

A lo largo de los años, hemos asistido en Portugal y en muchos países europeos a un feroz ataque a zonas que creíamos intocables. Me refiero a cuestiones de vida, pero también a cuestiones de educación y de familia.

LH 332_portugues

San Juan Pablo II alertó al mundo de todas estas peligrosas transformaciones. Nos desafió a estar atentos a los signos de la cultura de la muerte en
contraposición a la cultura de la vida. Esta tensión -cada vez más actual- siempre ha convocado mi energía y mi acción. Las sociedades se enfrentan a una creciente cultura de la muerte que se está imponiendo, y muchos ya la están integrando sin pensar críticamente. Ya sea porque se rinden o porque ya no pueden hacer frente.

En 1986, como médico, hice un curso de formación de formadores en Educación Sexual y Planificación Familiar en el Movimiento de Defensa de la Vida  (MDV), que se había creado entretanto. Me convertí en formador en estas áreas e impartí formación en  educación sexual por invitación de colegios,  catecismos, cursos de preparación al matrimonio y otros.

Quise prepararme mejor y me fui a Francia a hacer un curso de asesoramiento matrimonial en el Centre de Liaison des Equipe de Recherche (CLER), donde seguí preparándome en temas de conyugalidad, sexualidad, familia y educación.

Fue una experiencia extraordinaria, de la que  guardo grandes recuerdos y lecciones que aprender. Cuando llegó el momento de elegir una  especialidad, me pareció que la psiquiatría sería el área de la medicina donde se podría profundizar y continuar estos temas, donde podría ser más útil en el ámbito cívico y  profesional. Como psiquiatra, tendría más conocimientos y comprensión y, por tanto, más intervención.

Por eso también hice una especialización en Sexología -en el Instituto de Sexología de Madrid- y en Terapia Familiar en la Sociedad Portuguesa de Terapia Familiar. Son áreas en las que trabajo profesionalmente y me dan herramientas para diversas intervenciones. 

La formación en Terapia Familiar me permite trabajar con familias y parejas. Y, sobre todo, me permite entender los problemas desde un punto de vista sistémico, lo que ha enriquecido mi visión de los problemas y las soluciones.

Puede parecer que no tiene nada que ver con la causa de la vida, pero lo siguiente tiene el mismo principio. La de la vida y la vida con dignidad.

La isla de Timor es un territorio lejano, cercano a Australia. Hasta la revolución portuguesa del 25 de abril, era territorio portugués. En 1975, fue invadida por Indonesia y permaneció así hasta 2002, cuando fue declarada nación independiente. En 1991, poco después de la visita de San Juan Pablo II, hubo una masacre en Dili, en el cementerio de Santa Cruz.

La masacre fue filmada y difundida por todo el mundo, causando gran consternación en Portugal. Eran principalmente jóvenes los que se manifestaban por la libertad y la independencia. En 1992, un grupo de portugueses -principalmente estudiantes- al que se unieron jóvenes de otros países, se atrevió a viajar a Timor. La misión Paz en Timor quiso llegar a Dili en barco, para depositar flores en el cementerio y rendir así homenaje al valor de los que lucharon por la independencia de su país. Fue una misión inspirada por Green Peace. 

Me invitaron a participar en esta misión como miembro del equipo médico. Lo hice como interno de la especialidad de psiquiatría, ya que se consideró que la labor de acompañamiento de los jóvenes participantes sería importante. Varios buques de guerra indonesios impidieron que el barco entrara en las aguas de Timor, pero creo que se logró el objetivo solidario de promover la causa de la independencia.

Nos atrevimos a desafiar a la gran potencia asiática y a mostrar al mundo la causa olvidada de Timor. Diez años después, Timor fue declarado país independiente y libre.

Más tarde conocería Timor, para trabajar con las familias de la diócesis de Baucau. Y un poco más tarde, serví en Laclubar, durante un mes, ya como psiquiatra con los Hermanos de San Juan de Dios.

Después de terminar mi especialidad, en 1993, empecé a trabajar en la Casa de Saúde do Telhal (CST). Ya conocía el Telhal y el trabajo de los Hermanos de San Juan de Dios. Me cautivó su humanismo, su cercanía a los pacientes, el trabajo de rehabilitación, la misión y los valores de la institución.

Llevo 29 años trabajando allí a tiempo completo, con toda la dedicación de la que soy capaz. Siendo psiquiatra general, me he dedicado al área de Alcohología, coordinando la unidad de Alcohología del CST.

El trabajo con los pacientes alcohólicos es también un trabajo por la libertad y por la dignidad de la vida. Los pacientes y sus familias, esclavizados por la dependencia del alcohol, están motivados para dejar de beber y entrar en un programa de tratamiento.

Este programa, que comienza con la desintoxicación, es un viaje. Al dejar de beber, el paciente se vuelve capaz de asumir su dependencia por primera vez. A continuación, se le invita a realizar un trabajo interior en el que descubra las razones de su dependencia. Acompañar a cada persona para que pueda optar por la abstinencia es muy emocionante y reconozco en mí un gran entusiasmo por este trabajo. Es un viaje que comienza en la oscuridad pero que conduce hacia la luz. También aquí se pasa de la dependencia a la libertad. Uno se encuentra con la fragilidad y la vulnerabilidad humanas. Creemos que es posible volver a empezar y reconstruir. Se observa el vigor de la vida frente a la muerte.

En 1994, con motivo del Año Internacional de la Familia, me invitaron a crear y presentar un programa de televisión sobre la familia. Se llamaba “Cosas de familia” y pretendía presentar y debatir los retos de cada etapa del ciclo vital familiar. Fue mi primera experiencia en televisión. Le seguirían otras, principalmente relacionadas con intervenciones en el ámbito de la vida y la familia.

En 1998, tras la aprobación de la ley que despenalizaba el aborto a partir de las 10 semanas a petición de la mujer, las fuerzas políticas decidieron convocar un referéndum. Fueron semanas de intensa preparación de la campaña, los movimientos cívicos contra el aborto no tenían ni experiencia ni dinero.
Todo estaba hecho. Preparación de espacios, debates y sesiones informativas en todo el país. Fue una campaña llena de fervor e ingenuidad. Quizás el más hermoso en el que he participado. También por el resultado: 49% para el Sí y 51% para el No. Era una lucha de David contra Goliat y habíamos podido ganar. La causa de la vida había ganado. Se sentía como un sueño, había sido una gran victoria.

Pero ganar no era suficiente. Era necesario cumplir lo que se había dicho en la campaña. Hay que ayudar a las mujeres embarazadas con dificultades. A partir de entonces, los movimientos cívicos por la vida se organizaron en servicios de proximidad, creando centros de apoyo a la vida que todavía hoy, a diario, cumplen la función de defender, apoyar y acoger la vida.

El cambio de gobierno, puso fin a esta labor, con la que me sentí muy honrada y agradecida.

Mientras tanto, los movimientos pro-aborto seguían siendo muy activos. La dinámica del Sí al aborto en la sociedad creó hechos para influir en la sociedad. Los medios de comunicación se hicieron eco y cubrieron sus iniciativas. Poco a poco fueron ganando terreno en la batalla cultural del “derecho a mi cuerpo” o el “derecho a elegir” o el fantasma de las mujeres en prisión.

En 2004 fui nombrada por el Gobierno de entonces Coordinadora Nacional de Asuntos de la Familia. Durante casi 3 años fui responsable del enfoque de las políticas familiares en Portugal y presenté un plan nacional -100 compromisos por la familia- de responsabilidad interministerial. Una de ellas estaba relacionada con la importancia de los Centros de Soporte Vital, que se regulaban dentro de una respuesta de la Seguridad Social. Con gran alegría, participé en la elaboración de un documento: Por um Portugal amigo das famílias e da Natalidade – 2015 – 2035. Por desgracia, el tema de la natalidad se agrava cada año y no parece molestar al poder político de forma clara y contundente. Aunque este es un problema en toda Europa, en Portugal es extremadamente grave.

El cambio de gobierno, puso fin a esta labor, con la que me sentí muy honrada y agradecida.

Mientras tanto, los movimientos pro-aborto seguían siendo muy activos. La dinámica del Sí al aborto en la sociedad creó hechos para influir en la sociedad. Los medios de comunicación se hicieron eco y cubrieron sus iniciativas. Poco a poco fueron ganando terreno en la batalla cultural del “derecho a mi cuerpo” o el “derecho a elegir” o el fantasma de las mujeres en prisión.

En 2007, consiguieron el apoyo para un nuevo referéndum y, de nuevo, se hicieron campañas por todo el país. Participé activamente una vez más. Esta vez el resultado fue diferente y el Sí ganó con el 59% de los votos. La abstención fue enorme, ya que sólo votó el 32% de los electores. Me enteré del resultado por la televisión en directo, donde participaba en un debate. No es fácil enfrentarse a la derrota. Me preguntaron qué íbamos a hacer con el resultado. Y dije con la voz entrecortada que volvería a casa y enseñaría a mis hijos que vale la pena defender la vida, toda la vida. Y así ha sido.

Las asociaciones que apoyan la vida han formado la Federación Portuguesa por la Vida. Esta Federación, de cuyos órganos de gobierno soy miembro, representa en Portugal la expresión más fuerte de la lucha cívica por la vida.

Muchas son las diferentes batallas que ha polarizado: Petición de modificación de la ley del aborto; oposición a la ley de gestación subrogada; referéndum sobre la Eutanasia; libertad de enseñanza; denuncia de la ideología de género; firme oposición a la Eutanasia. Todos los años organiza la Marcha por la Vida y mantiene una observación persistente sobre las cifras y las causas del aborto, que en Portugal son cerca de 15 mil desde 2007. Forma parte de la organización europea One of Us, que reúne a varios países y a diversos movimientos provida.

En 2014, el gobierno creó una comisión para estudiar el problema de la natalidad en Portugal.

Con gran alegría, participé en la elaboración de un documento: Por um Portugal amigo das famílias e da Natalidade – 2015 – 2035. Por desgracia, el tema de la natalidad se agrava cada año y no parece molestar al poder político de forma clara y contundente. Aunque este es un problema en toda Europa, en Portugal es extremadamente grave.

01 | Una nota con más detalles sobre la eutanasia en Portugal.

Los partidos de izquierda han querido aprobar una Ley de Eutanasia desde 2018. En ese año se han presentado 4 proyectos de ley. Una vez más, participé en múltiples sesiones de aclaración. En el marco de la Pastoral de la Salud y del Grupo Interreligioso para la Salud, colaboré en un encuentro entre todas las religiones sobre la Eutanasia.

De esta reunión salió una importante declaración, firmada por los respectivos líderes religiosos, que fue entregada durante una audiencia con el Presidente de la República. Es un texto importante y profundo sobre la posición común de las religiones. Subrayo los siguientes puntos:

  1. La dignidad del que sufre
  2. Por una sociedad misericordiosa y compasiva
  3. Los cuidados paliativos, una necesidad acuciante

Nos llenamos de alegría cuando la ley se aprobó por sólo 5 votos, tras una lucha muy reñida. Después de tantos años, ¡habíamos conseguido una victoria! ¡Y qué bien se siente!

Sabíamos que duraría poco, porque con una composición parlamentaria diferente, el riesgo sería grande. Y así fue. Después de las elecciones, en 2020, cinco nuevos proyectos de ley entraron en el Parlamento y fueron aprobados.

Diversos sectores de la sociedad y los movimientos pro-vida, pidieron el veto del Presidente, que poco después de recibir la ley, la envió al Tribunal Constitucional (TC) para que se pronunciara. El Presidente invocó el argumento de que el concepto de perjuicio definitivo de extrema gravedad sería excesivamente indeterminado.

Con sorpresa y alivio, el TC entendió que la Ley era inconstitucional, por lo que el Presidente la vetó.

El Parlamento tiene ahora la tarea de modificar el texto de la ley para cumplir con las exigencias del Tribunal Constitucional. Meses más tarde, se realizó ese cambio y el texto fue enviado de nuevo al Presidente de la República, que lo vetó de nuevo, con duros argumentos.

Considera que las enmiendas introducidas contienen fuertes incoherencias. Como el Parlamento se ha disuelto, la ley tendrá que volver a presentarse y votarse. El proceso vuelve al principio. En este mismo momento, mientras escribo, Portugal no tiene una Ley de Eutanasia. Lo había y ahora no lo hay y esto es una oportunidad abierta.

Una vez más, tenemos la idea de que el reciente resultado de las elecciones, con una mayoría de diputados a favor de la Eutanasia, votará por una nueva Ley de Eutanasia.

Los movimientos pro-vida pronto reanudarán su campaña. Estamos motivados y no nos rendiremos. Para mí, para nosotros, sólo pierden los que abandonan la lucha. 

Hace cinco meses fui elegido diputado en la Asamblea Municipal de Lisboa. Me invitaron a representar el área de Familia y Vida.

El hecho de ser psiquiatra y de poder contribuir a un trabajo en el área de la salud mental dentro de la ciudad de Lisboa motiva el entusiasmo con el que abracé este proyecto.

Por último, la razón de mi vida y el sentido de lo que hago.

Le pido a Dios cada día que este sea el camino que Él quiere que tome. ¿Cómo lo busco? ¿Cómo lo siento? ¿Cómo me dejo llevar? Nunca podría hacerlo sola.

Tengo a mis amigos y a mi familia, pero también tengo a la Asociación de Médicos Católicos Portugueses, de la que soy presidente de la sección de Lisboa. Hemos recorrido un largo camino. Intentamos comprender el mundo en el que vivimos y los retos que se nos plantean.

En estos tiempos, un médico católico puede sentirse solo, casi contra el mundo, puede sentir miedo y dudas. Cuando nos reunimos, reflexionamos juntos sobre nuestras alegrías y nuestras dificultades. La ayuda mutua y la oración son consuelos y bálsamos extraordinarios. Juntos nos reforzamos mutuamente y reforzamos nuestro trabajo como médicos, en la consulta o en el hospital.

La fe nos permite vivir en relación con Dios. Sólo en la oración descubro la fuente y la inspiración. El equilibrio entre lo que quiero y lo que creo que Dios quiere que haga, o sea.

Sólo en la serenidad puedo entender a dónde me lleva el Espíritu. Releo lo que he escrito y veo una vida con muchos retos. Es un buen ejercicio. Puedo preguntarme qué me hace correr. Creo que es un profundo amor por la vida, por la libertad, por la dignidad humana, por el cuidado del prójimo, por la compasión.

Traigo conmigo el mejor modelo. El de Jesucristo. Para un médico católico, el Cristo Médico.

Dejar un comentario

catorce + diez =